✨5% Adicional en compra de $2500 - 10% Adicional en compra de $3000 - 15 % Adicional en compra de $4500✨Se aplicará automáticamente en tu carrito 🛒- Envío GRATIS a partir de $2000 🚚🔥

Por Erick Cervantes

¿Cómo utilizar correctamente una chaira y qué tipos hay?

Afilar tus cuchillos con chaira te ayudará a mantenerlos en excelentes condiciones para realizar tu trabajo sin dificultades y con un gran rendimiento.

¿Qué es una chaira?

Se trata de una varilla de cuerpo alargado cuya hoja redondeada presenta estrías extendidas sobre toda la superficie. Por lo regular, las chairas son de acero, diamante o cerámica y alinean el metal de la hoja del cuchillo, además de quitarle los desperfectos.

Tipos de Chairas

  • Las chairas de acero inoxidable tienen estrías que asientan el filo en la hoja del cuchillo. Este tipo de material endereza el filo de tu cuchillo, por lo tanto, después del afilado, sentirás que corta mejor; sin embargo, en realidad, no aporta filo a la hoja.
  • Las chairas de cerámica ofrecen un afilado mucho más suave y detallado; sin embargo, este material es susceptible de dañarse con facilidad debido a caídas, golpes, etc.
  • Las chairas de diamante sí aportan filo a tu cuchillo, ya que se comparan con un grano métrica de 600 como una piedra. Pero ¡ojo!, también come bastante metal, así que sólo utilízala para sacarle de la camítica.

¿Cómo utilizarla?

  1. Coloca la chaira en una base fija

Una de las opciones más estables es situar la punta de la chaira sobre cualquier superficie, poniendo un trapo o superficie antideslizante para que no se resbale. Además, otra manera de hacerlo es que la sostengas en el aire con tu mano no dominante, sujetándola con fuerza para que no se mueva durante el proceso del afilado.

  1. Sujeta la chaira con firmeza

La forma más adecuada de sujetarla es con la mano no dominante, pues de ella sólo requerirás firmeza. En cambio, con la mano dominante necesitarás realizar movimientos con cierta destreza.

  1. Coloca el cuchillo en el ángulo indicado

Emplea un ángulo de 15 grados para los cuchillos japoneses y 20 grados para los europeos.

  1. Desliza el cuchillo sobre el cuerpo de la chaira

Muévelo de arriba hacia abajo. Empieza por el talón y deslízalo progresivamente hacia la punta con un movimiento en forma de arco, usando la hoja uniformemente. Repite el movimiento las veces que sean necesarias, dependiendo el filo de tu cuchillo.

¡ECHA UN VISTAZO A NUESTRAS CHAIRAS!

Errores comunes

-Velocidad: no es un factor para considerar efectivo un afilado. Es decir, puedes realizar los movimientos con lentitud y firmeza.

-Hoja incompleta: no dejes ninguna parte de la hoja sin afilar. Verifica que la estás afilando toda.

-Limpiar cuchillo con estropajo: al terminar el afilado, no limpies el cuchillo con la cara rugosa del estropajo, pues eso puede arruinar el afilado. Usa un paño húmedo.

[Descubre los cuidados que debes considerar para no dañar tus cuchillos]

 

Por último, es recomendable que siempre afiles tus cuchillos con piedras de afilado, mientras que la chaira sólo úsala para salir de apuros. De este modo, la vida útil de tu cuchillo durará mucho más.